martes, 15 de octubre de 2013

Carreteras: Cuando una solución es insufrible para el usuario (segunda parte)

Segunda parte.
Hace un par de semanas, volviendo a pasar por la A-52 me encontré con lo que parecía una agradable sorpresa: se estaban llevando a cabo actuaciones de conservación…. del firme (¡!) y, justamente, en el tramo que había acabado con mi paciencia de usuario unas semanas atrás, el comprendido entre El Padornelo y La Canda, cuestión que había reflejado en este Blog. 
Actuación de fresado y reposición en carril derecho.
Se mantiene ranura de drenaje en carril rápido en recta


Esa actuación afectaba, a tramos discontinuos, mayoritariamente, en el carril lento y consistía en el fresado de la capa de rodadura existente y su reposición con mezcla bituminosa convencional, tipo AC.  En los tramos reparados en que previamente existían las ranuras transversales de drenaje, ahora resulta confortable circular por el carril derecho, al contrario de lo que ocurre en el carril rápido en el que persiste la insufrible situación anterior.

No obstante, volviendo a pasar dos semanas después, surge una cierta decepción
al ver que los trabajos de conservación tienen todo el aspecto de ser de un alcance muy limitado, de reparaciones localizadas de tramos discontinuos, persistiendo aún la problemática de la presencia de ranuras y de firme deteriorado en gran parte del tramo. Aunque no es seguro que esa sea la actuación definitiva por este año, lo parece, tanto por tratamiento de rasante en estructuras, como por la época en que estamos, que ya no harían aconsejable el extendido de mezclas en caliente de rodadura en esas altitudes.

En este momento la autovía presenta un mosaico de remiendos, persistiendo, aún, las incómodas ranuras de drenaje en gran parte del tramo, unas veces en el carril izquierdo, otras en el derecho y también en toda la calzada.

Renovación de rodadura en carril derecho.
Ranuras de drenaje en carril izquierdo y vía de aceleración 
Fresado y reposición en carril izquierdo. Persiste ranura en carril derecho





Ranura de drenaje en toda la calzada. Zonas sin actuación

Si la descrita fuese a ser la actuación definitiva, le surgirían al ocioso redactor de estas líneas, otros interrogantes, relacionados, precisamente con el problema de drenaje que originó la aplicación de las macroranuras de drenaje.Como se ve en la foto que sigue, en el carril rápido se mantienen las macroranuras que  existían en los tramos en recta que, ahora, presentan una obvia discontinuidad, creada con la nueva capa ejecutada en el carril derecho.



En situación de lluvia, el agua captada en la parte alta de la calzada, desembocaría  de modo concentrado sobre el carril lento, dando lugar a que el usuario se encuentre con flujos de anchura decimétrica en el carril reparado, con un espaciado regular de quincena de metros.





...continuará el seguimiento



No hay comentarios:

Publicar un comentario