domingo, 25 de junio de 2017

Cuando Clark dejó su Lotus para subirse a un Ferrari de F1

Fue proverbial la fidelidad de Jim Clark a Lotus en su carrera en monoplazas, y la asociación Clark-Lotus es icónica en la memoria del aficionado a los deportes de motor, ya sea en Formula1, Formula2, Indy, Tasman, etc. Siempre que hemos visto a Jim subido a un monoplaza,éste era un Lotus. En  otras disciplinas, como turismos, Sport, GT, si le vimos sobre otras marcas, aunque nunca sobre un Ferrari.
   Sin embargo, a pesar de esta esta fidelidad a los monoplazas de Colin Chapman, una vez Jim dejó su Lotus 25 y se subió a un Ferrari, un 158 F1 cuyo piloto titular era John Surtees, y circuló sobre él por la pista de Clemont Ferrand, con ocasión del GP de Francia de 1965.
GP Francia 65- Surtees en su Ferrari 158 F1 al que se subiría Clark

jueves, 8 de junio de 2017

Algunas curiosidades que quizás desconozcas del pavimento del circuito de Indianápolis

Los que hayan seguido la Indy500 de 2017, habrán podido observar, un impecable aspecto del pavimento de la pista, como si hubiese sido renovado recientemente. Sin embargo, esa capa de rodadura tiene ya nada menos que 13 años, data su última repavimentación de 2004.

    Además de esa excelente durabilidad aparente, existen otros aspectos y peculiaridades que son claves en el pavimento del Indianapolis Motor Speedway (IMS), pero que no tan evidentes como:
  • Debe ser impermeable y debe eliminar con rapidez el agua tras un chubasco, sin que aparezcan charcos tras su secado.
  • Debe presentar una alta adherencia sin ser agresiva con los neumáticos, pero este agarre, grip en la jerga de los pilotos, deber ser uniforme y constante en toda la longitud y anchura de la pista exterior 
  • Por supuesto, con velocidades próximas a los 400 km/h, la regularidad superficial debe ser excepcional.
En lo que sigue se dan unas pinceladas sobre estos aspectos.